«Nuestra Historia» artículo sobre la prisión provincial de mujeres de Valencia

En el número 11 de la revista Nuestra Historia, se publica un artículo sobre la placa, reivindicando la memoria de las mujeres represaliadas, que se colocó en octubre del año pasado en el espacio que ocupó la antigua prisión provincial de mujeres de Valencia, hoy colegio 99 de octubre. El artículo es de las mujeres que impulsaron esa iniciativa: Carmen Pérez, Judith Garcia y Lucila Aragó

Derecho a la justicia. Querellas contra la impunidad.

Hemos realizado esta publicación, en la que recogemos las querellas presentadas en los juzgados valencianos desde 2018 hasta 2020 denunciado casos de desapariciones forzadas (fusilamientos en Paterna) y de torturas sufridas en distintos momentos de la dictadura franquista. Ha sido posible su edición gracias en primer lugar a los testimonios de los querellantes y a su valiente labor, tambien gracias a la colaboración de l@s abogad@s Jacinto Lara de CEAQUA, Aradia Ruiz de El Rogle, Vicent Alvarez y Concha Blat; los historiadores Vicent Gabarda, Fernando Sierra; periodistas Rosa Solbes, Lucas Marco, Llum Quiñonero; el escritor Alfons Cervera; investigadores y sociólogos como Benito Sanz, Juanjo López y Lucila Aragó. Ha sido imprescindible el apoyo de los compañeros y compañeras de nuestra asociación y la colaboración de la Conselleria de Transparencia y la Dirección General de Memoria Democrática. A todas y todos: Gracias!!

Si tienes interés en obtener un ejemplar ponte en contacto con nosotr@s:

justicia.reparacio@ gmail.com

¿Dónde están las cárceles de mujeres represaliadas durante el franquismo?

Artículo publicado en Publico: ¿Dónde están las cárceles de mujeres represaliadas durante el franquismo? – Verdad Justicia Reparación (publico.es)

Por Lucila Aragó, compañera de nuestra Asociación.

Desde el pasado 14 de octubre en la fachada de la antigua prisión Provincial de mujeres de Valencia, en la actualidad colegio público 9 de Octubre, una placa recuerda que en ese edificio donde ahora las niñas y los niños del barrio de la Olivereta, crecen en el descubrimiento del mundo que les rodea, aprenden unas de otras, se forman para ser ciudadanos en un país más o menos democrático… en esos mismos patios, entre esas mismas paredes, no hace tanto tiempo hubo mujeres encarceladas, privadas de libertad, hacinadas en los años de la posguerra, malcriando a sus criaturas menores de 3 años… dice el texto de la placa situada al lado mismo de la puerta por donde ahora entran y salen los niños y las niñas: «ANTIGUA PRISIÓN PROVINCIAL DE MUJERES. No olvidamos a las republicanas represaliadas, a las luchadoras contra la dictadura y todas las mujeres encarceladas por leyes discriminatorias».

Sigue leyendo

27 de septiembre 1975. Ultimos fusilamientos, eso era el franquismo

Por Fernando Sierra Marco (miembro de la Plataforma de apoyo a la Querella Argentina del Pais Valencià)

Hace 45 años, durante el mes de septiembre de 1975, hubo 11 sentencias de muerte en España. Fueron dictadas en cuatro Consejos de Guerra, el primero el 28 de agosto y el último el 19 de septiembre, 22 días. Once condenas a muerte en 22 días, es decir, una condena a muerte cada dos días. Eso era el franquismo.

En el primer Consejo de Guerra, el 28 de agosto, Ángel Otaegui fue condenado a muerte junto a Jose Antonio Garmendía, éste último incapacitado físico por un disparo durante su detención. La duración del Consejo fueron seis horas y media desde las 8 de la mañana hasta las 14.30 cuando el tribunal se retiró a deliberar. Yo fui juzgado en el Consejo de Guerra realizado en el Goloso los días 11 y 12 de septiembre. El Consejo duró dos días, más tiempo del previsto porque hubo que repetir la sesión inicial que se había hecho durante la mañana del primer día. Medio día de más. No parece mucho tiempo si tenemos en cuenta que eramos cinco los procesados, que había que leer la acusación, presentar las pruebas, oír las defensas, interrogar a los testigos y que se pedían cinco penas de muerte… En realidad para el franquismo era mucho más tiempo del necesario. El tribunal no necesitaba pruebas, ni testigos, ni abogados defensores, que además fueron amenazados. Sólo se leyeron las acusaciones basadas en declaraciones obtenidas por torturas y no ratificadas. En el segundo Consejo de Guerra en el Goloso se prescindió de cualquier apariencia de legalidad. Celebrado el 17 de septiembre se aplicaron leyes con carácter retroactivo y sobraron hasta los defensores que fueron expulsados y expedientados. El cuarto Consejo de Guerra, el 19 de septiembre en Barcelona, se celebró aplicando también con carácter retroactivo un decreto del 26 de agosto y con graves defectos de procedimiento que lo invalidaban. En total 11 penas de muerte en “juicios” que duraron unas pocas horas sin opción de defensa. Eso era el franquismo.

Sigue leyendo

Martin Villa, hasta el final. Artículo de Llum Quiñonero

“¿Quién ha cortado el aliento de estos cuerpos tan jóvenes, sin más tesoro que la razón de los que lloramos?” decía Luis Llach en sus Campanades a Mort; el compositor catalán convirtió la historia de la represión en cultura popular y su letra y su música, repleta de fuerza y de dolor, entró a formar parte de la banda sonora de los desarmados que en aquellos años se enfrentaban cuerpo a cuerpo contra las resistencias al cambio de los herederos de Franco que ocupaban las instituciones del Estado.

https://www.eldiario.es/comunitat-valenciana/opinion/martin-villa-final_129_6192204.html

Sigue leyendo